El presente es en dónde está el secreto

Estándar

Estaba ayer haciendo limpieza en mi casa cuando cayó en mis manos ordenando cosas mi libro favorito por excelencia, “El Alquimista” de Paulo Coelho, y me dije “Voy a ver que quiere decirme hoy que necesite saber este libro”. Hay una creencia en que si estás pensando en alguna pregunta, o simplemente no piensas en nada y abres un libro con la intención de que éste te pueda revelar algo que en ese momento tu necesites saber, aparecerá al abrirlo por cualquier página al azar, un texto que te va a aclarar repentinamente algo, en lo que quizás ni  imaginabas o no estabas pensando en ello.

Bien, pues esto me suceció a mi ayer y la verdad que me ha abierto los ojos absoluta y totalmente. A pesar de que yo este libro lo he leido ya varias veces, siempre hay algo en él que vuelves a descubrir con el paso del tiempo, según la circunstancia por la cual estés pasando, porque el protagonista de este libro, puede ser cualquiera de nosotros. Me ha dicho lo que necesitaba saber que no terminaba nunca de tener muy claro, ayer al fin lo he tenido y he salido de toda duda.

Quiero compartirlo con todos vosotros porque es un mensaje verdaderamente importante, y es que sencillamente vivimos muchos de nosotros preocupados de lo que pasará en nuestro futuro, queriendo saber para poder cambiar o estar preparados o atentos, yendo a alguien que nos lo diga de diversas maneras muchas veces mediantes diferentes artes adivinatorias (Tarot, Baraja Española, Cartas Astrales o Astrología, Bola de Cristal, Runas, Posos de Café, Espiritismo, Videncias, Velas, y un largo etc) , y al final lo único que hacemos con esto es olvidarnos de vivir el presente que es el único momento que realmente existe y tenemos y dejar la vida pasar preocupándonos de un futuro que no existe porque lo vamos construyendo a cada momento que pasa, y como dice una frase muy bonita “Vive el presente para que en el futuro tengas un bonito pasado”, y es que el futuro efectivamente se puede “adivinar” pero “adivinar” no es asegurar en absoluto que lo que te dicen vaya a suceder, como la propia palabra indica, porque el futuro, el verdadero futuro solo lo sabe DIOS.

artes-adivinatorias

Para que me comprendáis perfectamente, paso a escribiros el texto que ayer se me presentó al abrir el Alquimista al azar y espero que a todos a quienes os preocupa el futuro y os gustaría saberlo, os sirva de tanta ayuda y os aclare tanto las cosas como se me han aclarado a mi ayer. No tiene desperdicio y una cosa me ha pasado ya, ni quiero saber mi futuro, ni desde luego pienso “adivinar” el futuro de nadie, de hecho en la afición que he tenido por echar el Tarot a mis amistades cuando me lo pedían, siempre dije que yo veía el presente de cada persona con las cartas en la mesa, que era una manera de ordenar el momento en el que estaban viéndolo desde fuera de sus mentes a través de toda la simbología tan inmensa que tiene el Tarot, y que el “futuro” que se podía intuir a raiz de ese presente no era fiable ya que como digo el futuro se construye en el ahora, porque como dice el título de esta entrada, es solo en el presente en dónde está el secreto, y donde veréis las señales para que viviendo este momento vuesto futuro sea lo mejor posible.

El Alquimista

” El desierto estaba lleno de hombres que se ganaban la vida porque podían penetrar con facilidad en el Alma del Mundo. Se les conocía con el nombre de Adivinos, y eran muy temidos por las mujeres y los ancianos. Los Guerreros raramente los consultaban, porque era imposible entrar en una batalla sabiendo cuando se va a morir. Los Guerreros preferían el sabor de la lucha y la emoción de lo desconocido. El futuro había sido escrito por Alá, y cualquier cosa que hubiese escrito era siempre para el bien del hombre. Entonces los Guerreros apenas vivian el presente, porque el presente estaba lleno de sorpresas y ellos tenían que vigilar muchas cosas: dónde estaba la espada del enemigo, dónde estaba su caballo, cual era el próximo golpe que debía lanzar para salvar su vida.

El camellero no era un Guerrero, y ya había consultado a algunos Adivinos. Muchos le habían dicho cosas acertadas, otros, cosas equivocadas. Hasta que uno de ellos, el más viejo (y el más temido) le preguntó por qué estaba tan interesado en saber su futuro.

Para poder hacer las cosas -repuso el camellero-. Y cambiar lo que no me gustaría que sucediera.

Entonces dejará de ser tu futuro -replicó el Adivino.

Entonces tal vez quiero conocer el futuro para prepararme para las cosas que vendrán.

Si son cosas buenas, cuando lleguen serán una agradable sorpresa -dijo el Adivino-. Y si son malas, empezarás a sufrir mucho antes de que sucedan.

Quiero conocer el futuro porque soy un hombre -dijo el camellero al Adivino-. Y los hombres viven en función de su futuro.

El Adivino guardó silencio unos instantes. Él era especialista en el juego de varillas, que se arrojaban al suelo y se interpretaban según la manera en que caían. Aquel día él no lanzó las varillas, sino que las envolvió en un pañuelo y las volvió a colocar en el bolsillo.

Me gano la vida adivinando el futuro de las personas -dijo-. Conozco la ciencia de las varillas y sé cómo utilizarla para penetrar en este espacio donde todo está escrito. Allí puedo leer el pasado, descubrir lo que ya fue olvidado y entender las señales del presente. Cuando las personas me consultan, yo no estoy leyendo el futuro; estoy adivinando el futuro. Porque el futuro pertenece a Dios, y él sólo lo revela en circunstancias extraordinarias. ¿Y cómo consigo adivinar el futuro? Por las señales del presente. Es en el presente donde está el secreto; si prestas atención al presente, podrás mejorarlo. Y si mejoras el presente, lo que sucederá después también será mejor. Olvida el futuro y vive cada día de tu vida en las enseñanzas de la Ley y en la confianza de que Dios cuida de sus hijos. Cada día trae en sí la Eternidad.

El camellero quiso saber cuáles eran las circunstancias en las que Dios permitía ver el futuro:

Cuando Él mismo lo muestra. Y Dios muestra el futuro raramente, y por una única razón: es un futuro que fue escrito para ser cambiado.”



Anuncios

»

  1. Hola Carlinos :-), el futuro para mi está escrito, y por lo que he leido para Paulo Coelho también 🙂 . La gente que cree en el destino como yo, piensa que el futuro está escrito, la gente que no cree en el destino piensa que no está escrito porque tenemos libre albedrío.

    Para esto del libre albedrío mi teoría es que efectivamente lo tenemos, ya que somos nosotros quienes tomamos las decisiones de hacer o de dejar de hacer en nuestra vida. De seguir un camino o de seguir otro, pero eso no significa que al final el camino que terminamos eligiendo, nos conduzca al final a lo que es nuestra misión aqui, y una vez que la terminamos nos vamos de este “mundo terrenal” al “otro”. Esa misión ya viene dada desde “las alturas” y es lo que será nuestro destino al final. Da igual las veces que torzamos el camino, los errores que podamos cometer por no hacer muchas veces caso a las “señales” que se nos van presentando, al final siempre siempre terminaremos en donde tendremos que estar. De nosotros depende el hacer que nuestro tránsito por la vida sea mas fácil o mas difícil, pero de alguien mas allá de nosotros depende que estemos aqui para lo que realmente tenemos que estar.

    El futuro como decía en la entrada, solo se puede revelar en circunstancias extraordinarias por una sola razón, para que pueda ser cambiado, y solo lo sabe Dios y es él quien decide a quien y de qué manera revelarlo, y por lo que he visto siempre ha sido por motivos de causa mundial, un futuro que implique a toda la Humanidad, algo de fuerza mayor y comun a todos nosotros. Acordémonos por poner un ejemplo muy conocido del sueño que tuvo el Profeta José en la Biblia, en el cual le mostraba Dios la hambruna que podrían pasar y la manera de evitarla como asi se hizo.

    Y a titulo particular de cada persona, si te van a pasar cosas buenas pues que bonita será la sorpresa cuando te llegue como decía el “Adivino”, y si te va a pasar algo malo ¿para que empezar a sufrir antes de tiempo?, ya lo padecerás en su debido momento. Como decía alguien “Hay que ocuparse no preocuparse” porque pre-ocuparse, es adelantar acontecimientos que es probable además que no lleguen a suceder nunca, asi que ocupémonos en lo que verdaderamente y solo tenemos, el presente, el ahora. Además incluso te puede influir mucho que te digan X o J, porque te pueden condicionar sin que te des cuenta a hacer lo que te están diciendo “que creen que va a sucederte”, digo “creen” porque no es ninguna certeza jamás que se vaya a cumplir eso que te “adivinen” y de hecho un camino que puede ser mas fácil para ti si no hubieras consultado, al final puede enredarse para ti, escoger la peor opción que para el “Adivino o Adivina sin embargo era la mejor” por hacer caso de algo que no se tiene por qué cumplir nunca.

    Solo voy a decir una cosa, he ido y he conocido a mucha gente que se dedicaba a las artes adivinatorias, yo misma aprendí por afición hace muchos años el tema del Tarot, aunque ya dije que para mi siempre ha sido mas bien un instrumento para ver el presente con una riqueza simbólica impresionante, ahora mismo lo que digo es que estoy haciendo algo que jamás nadie “adivinó”…. 😀

    Besos enormes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s