Cuando un hada pierde su luz

Estándar

Cuando un hada pierde su luz

Hace muchos, muchos años, en un país muy lejano, vivía un hada buena. Era un hada de esas que viven en todos los bosques, extremadamente amable y generosa, que siempre estaba ayudando desinteresadamente a todos los habitantes del reino. Cualquiera que tuviese un problema, fuera grande o pequeñito, sabía que ella se lo solucionaría. Y por muy ocupada o cansada que estuviera, nunca se había dado el caso en que nuestra bondadosa hada negara su ayuda a nadie.

Todos la querían mucho, pero se habían acostumbrado demasiado a tenerla siempre a su disposición, y llegó un momento en que le pedían ayuda ante el menor problema, incluso en ocasiones en que no era necesario:

¿Qué el gato de la hijita del granjero se subió al árbol y no quiere bajar?

-¡El hada buena lo convencerá!

¿Qué al panadero se le ha caído un saco de harina y le ha puesto el suelo perdido? en lugar de limpiarlo él mismo…

-¡El hada buena lo solucionará!

¿Qué la pequeña María no encuentra su muñeca?

-¡Hada buena!… ¿Dónde estás?

¿Qué al señor herrero le está molestando una mosca? sin pensarlo más…
-¡Amiga hada!, ¡Por favor!…

¡Ufff…! ¡Se estaban pasando de la raya!… ¡Acabarían por no poder resolver nada por sí mismos!

Todos estaban encantados de lo cómoda que les hacía la vida su amiga el hada, pero no se dieron cuenta de que la luz mágica que siempre la iluminaba se iba apagando poco a poco. ¡Nadie, nadie se fijaba!… Pero un día dejó de lucir del todo y el hada perdió su magia y también su habitual alegría.

¡Oooh!… ¡Algo malo le ocurría! ¡Su querida hada estaba muy enferma!… ¿Cómo podía ser? ¡Ella que siempre había sido tan poderosa!

-¿Qué le ocurre al hada? se preguntaban.

-¡Parece muy triste! decía otro.

-Ya no brilla como siempre…comentaban.

-¡No parece la misma! ..afirmaban algunos, tristemente.

Ella sí se había dado cuenta de lo que le estaba ocurriendo, sin embargo, como amaba profundamente a los habitantes del reino, había seguido ofreciendo su poder mágico, sin pensar para nada en sí misma.

Todos se pusieron muy tristes y no sabían qué hacer… Después de pensar y pensar, decidieron ir a pedir consejo a un viejo sabio que vivía en una cueva, en las montañas del reino.

Una vez allí, el rey, en nombre de todos, dijo al sabio:

-Necesitamos ayuda para curar al hada del bosque. Por favor, dinos qué le ocurre, noble sabio.

Y el anciano sabio, después de pensar un instante, les dijo muy seriamente:

-Las hadas son seres fuertes y su magia nos protege, pero ¡cuidado!… si no reciben suficiente amor… pueden llegar a ser muy frágiles.

-Y ¿Cómo podemos ayudarla, gran sabio? preguntó el rey.

-¡Sí!… ¿Cómo, cómo? preguntaron todos.

-La única forma de devolver la luz mágica a un hada, cuando ya se ha apagado ..contestó el sabio.. es ofrecerle algo que haga feliz a su corazón. De lo contrario, en pocos días, se apagará para siempre y ya no podréis salvarla… se morirá de tristeza.

Después de dar las gracias al sabio, ya más contentos, volvieron corriendo a la casita del bosque donde vivía el hada y se pusieron a discutir cual sería el mejor regalo para hacerla feliz y que brillara de nuevo. Como no se ponían de acuerdo, decidieron que cada uno probara a llevarle lo que mejor le pareciera y la gente se acumuló alrededor de la casita a esperar y a ver llegar los primeros regalos, mientras pensaban en cual podrían ofrecerle ellos mismos.

Por fin llegó el primero… ¡el del rey!

Todos los presentes pensaron que el rey sabría ofrecerle algo grandioso que la salvara, y esto resultó ser un precioso palacio para que el hada viviera en él cómodamente.

-¡Oooh!..dijeron todos, entusiasmados.

El rey estaba convencido de que nada se podría comparar con ese regalo, pero se equivocó, igual que todos… el hada ni se inmutó, y su luz permaneció apagada igual que antes.

Más tarde llegó un poderoso señor, que regaló al hada una maravillosa carroza de oro, tirada por seis fantásticos caballos blancos, esplendorosamente adornados.

Todos se quedaron asombrados:

-¡Oooh!..se oyó decir a la gente.

Pero… la luz del hada siguió sin iluminarse.

Fueron llegando más y más regalos. Cada uno le llevaba lo que le parecía y le llevaron de todo: Inmensos cofres de joyas y piedras preciosas, ricos vestidos de telas hermosísimas… cientos y cientos de maravillas fueron llegando al bosque.

¡Pero nada!… Ninguno de los espléndidos presentes que le ofrecieron logró devolver la felicidad al mágico corazón del hada.

La gente se sumió en la más profunda tristeza por no saber ayudar al hada que tanto había hecho por ellos durante años y años… pero se les habían acabado las ideas. No sabían qué podría ser lo que a ella le pudiera devolver las ganas de brillar de nuevo.

Pasaron los días y cuando ya estaba perdida toda esperanza de salvarla, apareció por el camino una pequeña campesina. Era una campesina muy humilde que vivía con sus padres en una granja cercana.

La niña se dirigió a la casita, mientras todos la observaban y, tímidamente, entró y se acercó a la cama donde estaba la enferma. Se sintió tan mal al verla tan triste y apagada, que una lágrima resbaló por su sonrosada mejilla… cogió su mano y le dijo:

-Querida hada, eres un ser maravilloso y bueno, y no mereces esto. Tu luz siempre nos llenó de alegría, pero ninguno de nosotros sabe como ayudarte. Pero de todas formas, he querido traerte mi humilde regalo:

La niña sacó del bolsillo una pequeña cajita de madera y la abrió. Después, ante la atenta mirada de todos, leyó lo que había escrito en el interior de la tapa:

-Como no poseo nada valioso… te regalo mis sentimientos hacia ti.

Dentro de la cajita había un montón de hojas de los árboles… y cada una tenía escrito un sentimiento de la niña. Decían cosas como éstas:

-Te quiero por ser generosa …nunca pides nada a cambio.
-Por ser cariñosa ..siempre me has cuidado bien.
-Humilde ..nunca has presumido de tus poderes.
-Buena cocinera… ¡tus galletas son deliciosas!
-Te quiero por haberme ayudado cuando más lo necesitaba.
-Porque siempre me haces reír.
-Porque cuentas cuentos como nadie.
-Porque sabes guardar un secreto.
-Por curarme cuando estaba enferma.
-Porque siempre me escuchas y me comprendes … y por hacerme feliz.

-Y que sepas que siempre te estaré agradecida… ¡y siempre, siempre te querré!

¡De repente!… todos observaron boquiabiertos como la luz mágica comenzaba a brillar y brillar cada vez más. A cada pensamiento que leía la niña, la luz se hacía más y más intensa. Cuando la niña terminó de leer todos sus sentimientos, la dorada energía mágica estaba ya rodeando al hada, como siempre había estado, o quizá incluso con más fuerza, pues hasta salía por las ventanas y por la chimenea de la casa, envolviéndolos a todos con el mágico polvo dorado típico de las hadas.

Todos empezaron a gritar de alegría por haber recuperado a su querida amiga y la abrazaron felices.

Fue en esos momentos cuando llegó el viejo sabio y les dijo pausadamente, como era habitual en él:

-Espero que esto sirva para que aprendáis que aunque amemos a nuestros seres más queridos, es necesario decírselo de vez en cuando, para mantener viva su luz y alegría. Que por muy buena y generosa que sea un Hada, no se le puede exigir demasiado… hasta agotar su luz.

Y también …dijo, mirando al hada con una amable sonrisa.., que las hadas buenas deben cuidar de los demás, pero sin olvidarse nunca de sí mismas, y aprender a decir NO cuando sea necesario, para así mantener viva su energía mágica pues no por eso dejarán de ser buenas hadas.

A continuación, se despidió de todos con unas enigmáticas palabras:

-Recordad siempre, amigos míos, que el amor siempre es la mejor medicina para curar un corazón herido.

Desde aquel día, todos los habitantes del reino recordaron aquellas palabras y aprendieron bien las lecciones del sabio. Tuvieron mucho cuidado de no volver a entristecer el corazón mágico del hada, y aprendieron a no ser tan comodones y egoístas, también a ser más agradecidos con ella; al menos recordaban decirle, de vez en cuando, que la querían y lo importante que era para ellos.

El hada también aprendió su lección, y supo entender que no debía utilizar su magia hasta llegar a agotarla… y así todos consiguieron ser muy, muy felices.

Aún hoy en día sigue brillando radiante la luz mágica de aquella hada del bosque… pues resulta que esa misma luz es la que brilla en cada una de nuestras mamás. Si miráis atentamente… ¡la veréis!.

¡Nunca olvidéis decirle al Hada Buena de vuestro hogar que la queréis muchísimo!

Y colorín, colorado…  ¡éste cuento se ha acabado!.
(Para todas las hadas buenas de nuestros bosques… y para mi pequeña campesina)

Autora: Aurora Castro

Anuncios

»

  1. sabian queee? la hadas traen los cambios de estacion al mundo.y q a ellas les gustan los objetos brillantesss.pueden tener distintos talentos como por ejemplo…. la luz ,el agua ,la naturaleza etc.todos tenemos un hada nada mas q ellas no se dejan ver por miedo de q les hagannn algo.y si ven un hada alegrense no se asusten diganle q estan alegres por verla . gracias

  2. ¡Saludos!
    Sinceramente me ha impactado mucho este precioso cuento. Es genial. Como me has dejado con ganas de seguir leyendo tus escritos me he suscrito a tu blog.
    ¡Muchísimas gracias!
    Un beso

  3. Pingback: Estadísticas 2010 del blog: GRACIAS A TODOS « Un lugar en el Arcoiris

  4. simplemente hermoso… mi nombre es Ada y me identifico mucho con las hadas… este cuento me ha llegado a lo mas profundo de mi corazon, q ha hecho q se estremezca…y ha hecho rodar mas de una lagrima x mi mejilla….
    lindo consejo del viejo sabio!!… gracias x darme la oportunidad de leerlo!!…

  5. realmente me parecio un cuento dela vida real asi como muchas veces tratamos a nuestros padres los exprimimos asta acabar on todo lo ke tienen y asi los dejamos morir porque no sabemos “el secreto” para devolverles el brillo con el que nos criaron… me encanto la historia.

  6. hermosa conmovedora historia pero como hago si ese corazón esta cerrado y no quiere ni verme y soy su mamá

  7. ¡¡Gracias a ti por dejarme, dejarnos, tus bonitas palabras Mecha!!. La verdad que es un cuento que deja una gran lección, que todos deberíamos de tener en cuenta. Un abrazo.

  8. Acabo de encontrarme con esto por casualidad. Este es un cuento que escribí hace años y compartí con la Liga Reumatologica Asturiana, que lo publicaron en su página. Una sorpresa verlo aquí publicado.

  9. Hola Aurora!, que sorpresa tan bonita pdoer conocer a su autora!. Éste cuento tan precioso que has escrito, llegó a mi a través de una amiga mía que era socia de la Liga Reumatológica, y me dijo “hoy te envío un cuento que te encantará seguro, y si te gusta podrías compartirlo en tu blog también para que llegue a más gente”, me envió el enlace de la web, que pongo la fuente al final del cuento y desde aquel año que lo leí por primera vez, lo compartí para que mucha gente lo pueda disfrutar, como así está pasando. Desconocía el nombre del autor o autora, ahora que ya sé que eres tú, se lo he puesto también. Muchas gracias por darnos luz a todos Aurora. Una cosa si te quiero decir, si no te pareciera bien que lo haya compartido, me lo dices por favor que lo retiro. Un abrazo grande y gracias por todo.

  10. Al contrario, gracias por compartirlo. Tuvo exito en un concurso para el que lo escribí y luego lo mandé a la Liga Reumatológica de la que soy socia, precisamente para eso…para compartirlo con otra gente. Gracias y encantada de conocerte… como veo que compartimos intereses y aficiones y tambien te gusta la pintura quizá te apetezca pasarte por mi blog “Pintura al pastel Astur”…. un abrazo Angeles.

  11. Muchísimas gracias por tus carñosas palabras Aurora, eres un cielo. No me extraña que tuviera éxito tu cuento en el concurso para el que lo escribiste, porque es verdaderamente maravilloso. Yo la primera vez que lo leí, me emocionó, se me saltaron hasta las lágrimas, porque el mensaje me llegó muy dentro, y todavía me sigue emocionando según el momento en el que necesite leerlo, que suele ser en momentos de mi vida, en los que también necesito “volver a iluminarme”, por eso en cuanto lo leí, lo compartí con todos, algo tan bonito debe llegar a la mayor cantidad posible de gente para que pueda servir de ayuda a quienes lo necesiten, como me ha servido a mi. Así que ya ves Aurora, la luz que has aportado escribiendo este inolvidable cuentito. Si, a mi me gusta también escribir, y dibujar, jaja, muchas gracias por dejarme y dejarnos a todos, el enlace a tu blog. Tengo que decirte que pintas también de impresión, es increible lo bien que lo haces, vaya artistaza maravillosa estás hecha!. Mis felicitaciones por todo lo que haces que es todo una belleza. Cuanta sensibilidad desprendes. Que bonito poder conocer a alguien como tú, de ésta forma tan bonita y especial. Siendo socia de la Liga, no sé si será porque tienes o alguien cercano a ti tiene algún problema reumatológico, yo conozco a mucha gente con problemas reumatológicos asociados a la enfermedad celíaca, sobre todo la Artritis Reumatoide y la Fibromialgia. Si conoces a algún celíaco en tu entorno, le puedes hacer de mi parte los dos regalos que te dejo en éste enlace: https://elmagasin.wordpress.com/2016/05/10/el-cuento-de-hadas-un-sueno-celiaco-y-el-manual-de-la-dieta-sin-gluten-actualizado-mis-regalos-para-vosotros-por-el-mes-del-celiaco/ uno de ellos precisamente es un cuento largo que escribi e ilustré, el otro es un Manual de la Dieta Sin Gluten. Un abrazo grande Aurora y mil gracias por todo. P.D.: yo soy de Oviedo 🙂

  12. Gracias. Ya vi que tienes mucha información sobre la enfermedad celíaca y ayer compartí tu blog en mi fb pero mejor aún pondré este enlace, gracias… lo mio es la fibro, que mantengo a raya a base de pintura, pues es la mejor terapia que he encontrado para el dolor crónico. Por cierto, somos casi vecinas. Si te parece nos vemos por el fb, me he hecho seguidora de tu pagina. Un abrazo, Angeles.

  13. No hay de qué Aurora, gracias a ti por compartir. Si, tengo mucha información sobre la Celiaquía porque yo lo pasé muy mal hasta que me diagnosticaron. Siempre me pasaban “cosillas de aquí, cosillas de allá”, que si la niña es muy “delicadilla”, porque desde bebé ya empecé con sintomatología, y hasta que no llegué a los 30 años, nadie supo diagnosticarme lo que me pasaba. Como de aquella era una enfermedad “rarísima”, pues no se caía en ello y por eso ahora mismo está el 85% de celíacos sin diagnosticar, o sea la mayoría padeciéndola 1 de cada 100 personas, o sea que de enfermedad “rara” no tiene nada, al revés, es muy común entre la población, pero los médicos no saben diagnosticarla porque la mayoría de ellos no tienen los conocimientos suficientes. Asi que como a mi siempre me ha gustado mucho ayudar a los demás en lo que pueda o esté en mi mano, decidí crear un sitio para informar de todo lo que sé acerca de la celiaquía, para ayudar a que vayan saliendo más casos a la luz y a su vez ayudar a los recien dignosticados a que lleven la dieta correctamente, porque al principio se hace muy cuesta arriba y no se saben muchas cosas. Además, te cuento que a mi me diagnosticaron también fibromialgia, al año de inciar la dieta sin gluten que ya me habían diagnosticado la celiaquía, y lo cierto es que en los once años que llevo ya a dieta sin gluten a rejatabla claro, he mejorado muchísimo de la fibro, una barbaridad diría yo, y por eso te comentaba lo de la celiaquía y las enfermedades reumatológicas. El Dr. Isasi, que trabaja en la Clínica Puerta de Hierro de Madrid, es un muy buen reumatólogo que llevó a cabo una investigación sobre la relación entre la celiaquía y la fibro, y resulta que están íntimimamente asociadas y en su investigación descubrió que muchísimos de sus pacientes con fibro, eran celíacos ya que les hizo a todos los pacientes investigados las pruebas específicas de la celiaquía, genética, anticuerpos y biopsia duodenal. Así que fíjate que “casualidades” todas las que tenemos Aurora. Lo pongo entrecomillado porque yo no creo en las causalidades, y menos aún cuando se dan tantas juntas de golpe, jaja. Sería importante saber si a ti te hicieron las pruebas de la celiaquía, que por otro lado, en los adultos además, es muy común que den negativas. Por si acaso, te dejo esta entrada https://elmagasin.wordpress.com/2016/04/01/causas-por-las-que-pueden-dar-negativas-las-pruebas-diagnosticas-de-la-enfermedad-celiaca/ . Con respecto a que mantienes a raya la fibro con la pintura, no sabes lo que me alegra que te ayude tanto el pintar, y encima es que eres una gran pintora Aurora, no cabe duda de que tienes un don, o más bien varios dones muy especiales. A mi el dibujar lo que hace es relajarme muchísimo, me abstraigo totalmente y me olvido de todo. Ahora mismo estoy haciendo una baraja de Tarot muy especial, que llevo ya casi un año trabajando en ella, cuando la termine, la veréis :-). Me gustaría enviarla a editoriales para que la editen, a ver si hay suerte. Si no, trataré de editarla yo con su librito explicativo. Estoy encantada de que nos hayamos encontrado gracias a tu cuento. Encontrarse con un Hada, no pasa todos los días :-). Mi facebook lo tienes en mi perfil personal, si me agregas podremos estar conectadas por ahí :-). Es que el tuyo no lo encuentro o no lo veo. Yo también me he hecho seguidora tuya :-), como no! :-). Un abrazo muy grande asturianina, y como somos vecinas, pues también sería bonito que pudiéramos quedar “in person” algún día para hablar de todas las cosas que nos gustan :-). Besos :-* :-*

  14. Donde te digo que me hice seguidora es en tu facebook…por eso te decia que podemos vernos por alli…soy “Astur Locaporelarte” en face. Saludos.

  15. Aaahh vale, te había entendido que te habías hecho seguidora de aquí del blog, jaja. Yo si me hice seguidora de tu blog, de tu perfil de facebook no puedo hacerme porque no tienes activada la opción de seguir para todo el público, pero, como ya sabemos donde encontrarnos, pues fenomenal :-). Un beso Aurora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s