No des nunca nada malo ni bueno por sentado. Todo sucede por algo.

Estándar

Seguro que muchas veces en vuestra vida, habéis pensado en qué suerte habéis tenido, o en qué desgraciados o afortunados habéis sido, o lo sois en éste momento, por determinadas circunstancias que os sucedieron en el pasado, u os están sucediendo en éste instante.

Hoy os quiero dejar un cuento corto, para que se comprenda que no se puede dar nunca nada por sentado en esta vida. Que lo que hoy es asi, mañana puede ser totalmente diferente y a la inversa…..y sobre todo…. que hay que dar tiempo al tiempo, siempre…..

time wallpaper

Veamos lo que trae el tiempo…

Había una vez un campesino chino, pobre pero sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo. Un día el hijo le dijo:

– Padre, qué desgracia! Se nos ha ido el caballo.

– Por qué le llamas desgracia? – respondió el padre- Veamos lo que trae el tiempo…

A los pocos días el caballo regresó, acompañado de otro caballo.
– Padre, qué suerte! – exclamó esta vez el muchacho -Nuestro caballo ha traído otro caballo.
-Por qué le llamas suerte? – repuso el padre- Veamos que nos trae el tiempo…

En unos cuantos días mas, el muchacho quiso montar el caballo nuevo, y éste, no acostumbrado al jinete, se encabritó y lo arrojo al suelo. El muchacho se quebró una pierna.

-Padre, qué desgracia! – exclamó ahora el muchacho -Me he quebrado la pierna!
Y el padre, retomando su experiencia y sabiduría, sentenció: -Por qué le llamas desgracia? Veamos lo que trae el tiempo…

El muchacho no se convencía de la filosofía del padre, sino que gimoteaba en su cama.

Pocos días después pasaron por la aldea los enviados del rey,  buscando jóvenes para llevárselos a la guerra. Vinieron a la casa del anciano, pero como vieron al joven con su pierna entablillada, lo dejaron y siguieron de largo.

time flies

El joven comprendió entonces que nunca hay que dar ni la desgracia ni la fortuna como absolutas, sino que siempre hay que darle tiempo al tiempo, para ver si algo es malo o bueno.

Cuantas veces he pensado yo a lo largo de mi vida, lo mismo que pensaba éste joven del cuento, y cuantas veces me ha hecho comprender el paso del tiempo, lo equivocada que he estado y he dado gracias al final, por esas supuestas “desgracias o rachas de mala suerte”, que resultaron ser bendiciones.

Sin embargo, también se pueden dar la circunstancias contrarias, por supuesto. Se puede pensar “que suerte que me ha sucedido X cosa…” y luego darte cuenta con el transcurrir del tiempo, que eso que creías tan maravilloso, finalmente se convirtió en algo en tu vida muy negativo, que no esperabas.

Por todo ésto, la moraleja de este antiguo consejo chino es que la vida da tantas vueltas, y es tan paradójico su desarrollo, que lo malo se hace bueno, lo bueno malo. Lo mejor es esperar siempre el día de mañana, pero sobre todo confiar en DIOS, porque todo sucede con un propósito positivo para nuestras vidas y para el plan infinito, con el objetivo de que crezcamos, de que evolucionemos internamente, para poder ser cada día mejores de lo que somos en éste momento…..

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s